Círculos Felices: la historia de David

IMG_20160614_092227

Círculos Felices: la historia de David

Al fortalecer el papel de las escuelas primarias en la prevención primaria de violencia, con los círculos felices es posible mantener a los jóvenes dentro del sistema escolar y disminuir el riesgo de  su involucramiento en actos de violencia.

El Proyecto de Fortalecimiento Comunitario al denominamos “Convivimos” proyectado a cinco años beneficiará directamente a más de 520 mil niños y niñas, jóvenes, mujeres y hombres en los municipios de Guatemala, Mixco, Villa Nueva, Amatitlán, Villa Canales y San Miguel Petapa, del departamento de Guatemala. En Convivimos reconocemos que la violencia está multideterminada, de ahí que nuestro diseño crea una respuesta integral tomando en cuenta a las personas de manera individual, las familias, las comunidades y el gobierno como partes de un sistema interconectado, abordando en cada uno de estos niveles los factores sociales, económicos, urbanos, ambientales y políticos.

La tendencia del delito y la violencia se ve exacerbada por los bajos niveles de logro académico y el limitado acceso a los servicios básicos en muchas de las comunidades urbanas más desfavorecidas. Las estadísticas muestran que el 96% de los niños y las niñas están matriculados en la escuela primaria, sólo cuatro de cada 10 estudiantes terminan el ciclo primario, y solo uno de cada 10 terminan el ciclo de educación básica, lo cual limita sus prospectos de tener los medios de sustento futuros

En el marco de la ejecución de Convivimos, Mercy Corps. y nuestros socios FUNDAESPRO, Fe y Alegría, IEPADES y FLACSO, hemos diseñado un innovador enfoque holístico para el fortalecimiento comunitario en relación a la seguridad que está fundamentado en, y aborda eficazmente, estas complejas realidades locales.

Convivimos invierte en capital humano. Por eso considera la educación como un factor que protege contra el reclutamiento forzado o voluntario en las pandillas, se enfoca en la juventud en riesgo, conectándola con los servicios pertinentes, tales como acompañamiento para mantener a los niños y niñas en la escuela y tutoría para evitar el rezago educativo y la deserción escolar.

La Historia de  David

Para fortalecer el papel de las escuelas primarias en la prevención primaria de violencia y hacer un esfuerzo para mantener el nivel escolar contando éste como una vía segura para asistir a la escuela y reducir la probabilidad de que los niños y niñas abandonen la escuela, nuestro socio Fe y Alegría y otros subconcesionarios enfoca sus esfuerzos en las escuelas para brindar a los estudiantes del nivel primario la educación y el apoyo necesario para mejorar la permanencia escolar, de ahí que combina un pensum lectivo, tutoría extra aula, becas para el avance de los estudiantes y capacitación constante para los maestros, que fortalecen sus capacidades de enseñanza y así mejorar el desempeño de lectura en los alumnos de primero y segundo grado primaria.

En la escuela El Mezquital 1, jornada de la tarde, un centro ubicado en una de las zonas de mayor riesgo ante la violencia y delincuencia juvenil, Fe y Alegría atiende una de las escuelas donde implementó el plan de mejoramiento de la lectura “Círculos Felices”, con el propósito identificar en los estudiantes del segundo grado de primaria pudieran superar las dificultades que presentaban.

Dos días a la semana se tomaron dos horas para realizar una actividad especial con la metodología de “Círculos Felices”, que ayuda a los niños de entre ocho y 10 años a expresarse, desarrollar mejores relaciones y apoyarlos en el aprendizaje.

Entro los niños que participaron se encontraba David (nombre ficticio), un niño que al inicio del ciclo escolar, en enero, se mostraba retador, con un carácter agresivo pasivo, características que evidencian carencias de atención y afecto.  David no mostraba interés en participar en las actividades y únicamente llegaba a molestar a sus compañeros e interrumpir las clases.

Mientras esto sucedía, los maestros de los centros educativos ubicados en las áreas de intervención de Convivimos participaron en talleres sobre identificación de tipos de violencia, causas y efectos de estos. Desarrollaron con una metodología denominada “árbol de problemas”, para identificar cuáles eran los mayores inconvenientes a enfrentar, fortalecieron la relación entre miembros de la comunidad educativa, que involucra a padres y madres de familia, maestros y estudiantes, conformaron gobiernos escolares que permitieron que los mismos chicos y chicas expresaran sus mayores necesidades, incluso en reuniones de capacitación desarrollaron competencias en lógica matemática, enfoque humano y participación cívica y ciudadana.

Después de unos meses de talleres de “Círculos Felices”, los cambios se  hicieron evidentes en el pequeño David. Sus actitudes empezaron a marcar diferencias, su comportamiento y rendimiento era otro. Empezó a mostrarse interesado y colaborador, mucho más participativo en las actividades. Se hizo más sociable y mejoró su relación con sus compañeros de clase. El mayor logro es que fue capaz de recibir y demostrar afecto, sobresaliendo sus fortalezas para ejercer un liderazgo positivo con sus compañeros de clases y mejoró notablemente su rendimiento académico al incrementar su nivel de lectura y comprensión.

David está en segundo primaria, pronto empezará un nuevo ciclo escolar (enero 2017) e ingresará al tercer año primaria. Ese resultado garantiza su permanencia en el sistema escolar, que también ofrecen una expectativa positiva de no involucrarse en actividades delictivas, siendo feliz quizá no acepte invitaciones para ser parte de grupos de jóvenes que se encuentren en conflicto con la ley. Al preguntarle a David ¿cómo se siente de participar dentro del programa de círculos felices David Dice: “Me gusta estar aquí porque aprendo jugando y me siento feliz”.

Compartir el Post

Acerca del autor

Commentarios

No comment yet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *